Estudiantes hacinados mientras una sede permanece cerrada