Roysis González, una reina que vuela alto