Mercado de Santa Rita: Los rostros del abandono