La música clásica que deslumbró a Cartagena