Deimer Morelos, en una pierna sigue dándole ponches a la vida