Leo FĂ©nix, tras las rejas