La chatarra, un arte que está de moda