La SabidurĂ­a, El EspĂ­ritu De Las Esculturas