La Oratoria se tomó a Cartagena