En tres pasos, nuestro tiempo extra